miércoles, 26 de abril de 2017

GUÍA de implantación: Intervención asistida con perros en personas con demencia


Por Yolanda Muñoz 

Hoy presentamos una guía muy !GUAU!... por favor no te marches, sigue leyendo.

A lo que íbamos, una guía cuyo objetivo no es otro que proporcionar una visión integral sobre las Intervenciones Asistidas con Perros en personas con demencia. Podremos encontrar estrategias de intervención, modelos de trabajo,  metodologías a emplear... Un documento más que recomendable para aquellos profesionales que quieran introducirse en este tipo de intervención no farmacológica.



Guías de implantación. Intervención asistida con perros en personas con demencia 
CRE Alzheimer




jueves, 13 de abril de 2017

Beneficios de la MUSICOTERAPIA


“La música es el vapor del arte. Es a la poesía como el sueño al pensamiento, como el fluido al líquido, como el océano de las nubes es al océano de las ondas. Es el indefinido del infinito.” (Víctor Hugo)
Todos sabemos, o creemos saber, que es la música. Algo cotidiano, algo que vive de continuo con nosotros y que muchos llevamos dentro. La música es algo tan nuestro, tan real, que si de pronto dejase de sonar y nunca más volviéramos a escuchar melodía alguna, muy posiblemente acabaría provocándonos alteraciones físicas y psicológicas.

¿Cuántas veces no te has sorprendido tarareando una canción en un momento de nerviosismo? ¿Cuántas personas soportan mejor la soledad acompañadas de una radio?... 

¿Es esto musicoterapia?

Depresión, ansiedad, Alzheimer, autismo…, a camino entre la música y la terapia, la musicoterapia se ha revelado como un método válido para ayudar a quienes padecen alguna de estas enfermedades, pues se ha demostrado que provoca en la persona cambios fisiológicos, emocionales, mentales, intrapersonales e interpersonales. 

¿Cómo logra la musicoterapia tales efectos?... muy sencillo, valiéndose de la gran capacidad transformadora y curativa de la música aplicada en un entorno terapéutico.

Las diversas investigaciones realizadas sobre el tema ha demostrado que el desarrollo de actividades musicales con pacientes de Alzheimer, logra que estos aumenten su capacidad de atención, mejorando al mismo tiempo su estado de ánimo y logrando el descenso de comportamientos menos deseados como la agitación o el deambular errático.

¿Cómo interactúa la música en nuestro cerebro? Sabemos que ambos hemisferios cerebrales se activan de manera simultánea a la hora de responder a la música: al escuchar una melodía, el cerebro percibe los tonos de la misma, procesa su secuencia, y une esa secuencia para determinar si es o no una melodía familiar. La melodía puede activar otras conexiones dentro del cerebro relacionadas con la memoria, recuperando recuerdos de personas, lugares y eventos significativos de nuestra biografía. Estas asociaciones pueden, a su vez, evocar emociones. 

Trabajar actividades de musicoterapia con enfermos de Alzheimer puede ayudarnos a facilitar la comunicación ya que tras una sesión de musicoterapia las personas con desorientación presentan mayor lucidez y contacto ocular.

A la hora de seleccionar el tipo de canciones a emplear en las sesiones de musicoterapia deberemos tener en cuenta la fase en al que se encuentra el enfermo. Para aquellas personas en fase leve, es recomendable el uso de canciones con reminiscencia, es decir, canciones que puedan evocar recuerdos de acontecimientos o experiencias pasadas (boleros, coplas, canciones populares, …). En la fase media, tanto el ritmo como cantar puede ser útil para mitigar la agitación del paciente. En las últimas fases de la demencia, raramente tienen fuerza para cantar canciones, aunque todavía responden al ritmo golpeando pequeños tambores de mano.

Os recomiendo un libro de fácil lectura que os puede ser de gran utilidad para introduciros en el tema: CAUDET YARZA, FRANCISCO (2003) CUADERNOS ALTERNATIVOS: MUSICOTERAPIA. Ed Astrid. Barcelona.

Mi experiencia profesional con la musicoterapia ha sido muy productiva, y vosotros… ¿Habéis tenido algún contacto con esta terapia?


Autor: Yolanda Muñoz

jueves, 6 de abril de 2017

Actividades y Talleres de Animación Sociocultural


Tras la jubilación, la disposición de tiempo libre de la persona aumenta considerablemente, por lo que se entiende que el papel de la Animación Sociocultural en esta etapa vital puede llegar a ser muy estimulante, e incluso necesaria, para muchas personas que presentan interés en facetas y ámbitos en los que hasta la fecha no habían tenido oportunidad de implicarse o participar. Y motivo por el cual, los estados, países, comunidades y colectividades, han detectado la necesidad de establecer políticas de atención social que potencien y garanticen el bienestar y la calidad de vida de las personas mayores. 

La #AnimaciónSociocultural es un elemento que muchos centros para mayores (residencias, centros de día, centros sociales...) emplean con gran éxito a la hora de organizar el ocio de sus usuarios en función de sus preferencias y de sus necesidades. Su principal objetivo es promover, proteger y prevenir ciertos aspectos de la salud de las personas mayores a través de actividades y talleres que inciden de forma muy positiva en la mejora de sus condiciones de vida. 

De forma paralela, la Animación Sociocultural también nos permite alcanzar otros objetivos no menos importantes como son: el favorecer la rehabilitación, el mantener la autonomía personal, el ayudar al usuario a integrarse y socializar en el centro, promover y compartir el trabajo grupal, estimular la participación en la vida sociocultural de la entidad...

En definitiva talleres y actividades grupales que ofrecen a la persona mayor una manera diferente y activa de asumir la vejez.


EJEMPLOS DE ACTIVIDADES Y TALLERES DE ASC
  • Juegos de grupo para fomentar la comunicación, las relaciones y la desinhibición. Recomendable grupos de entre 20 y 25 participantes. Ejemplos: juegos de mesa (cartas, puzzles, parchis…), campeonatos de ajedrez, torneos de dominó...  
  • Actividades intergeneracionales abuelos‐nietos en las que a través de juegos o actividades deportivas los nietos de los usuarios acudan al centro y se relacionen con los usuarios. Ejemplos: juegos tradicionales, carreras de relevo, petanca...
  • Una actividad de gran aceptación es el Bingo. Puede organizarse una vez a la semana en grupos de entre 30 y 40 personas. Para motivar la participación, se puede solicitar a los familiares que aporten pequeños obsequios para premiar la linea y el bingo (abalorios, pañuelos, caja de galletas, colonia…).
  • La relajación guiada es una actividad sencilla a través de la respiración y la fijación de imágenes placenteras y positivas. Se emplean melodías relajantes. Puede organizarse una vez a la semana en grupos de entre 5 y 10 personas.
  • Taller de música para estimular la comunicación, la expresión de las emociones, generar un ambiente apacible, y ayudar a la relajación. Ejemplos: audición de fragmentos musicales, instrumentos musicales, objetos sonoros, canciones populares, juegos de movimiento, improvisación e incluso se propone el baile. Puede organizarse una o dos veces a la semana en grupos de entre 30 y 40 personas.
  • Actividades de video-forum en las que se visionan películas que los propios usuarios seleccionan, y al finalizar se organiza un pequeño debate entre los usuarios. Puede organizarse una vez al mes en grupos de entre 30 y 40 personas. Ejemplos: ¡Vaya par de gemelos!, BenHur, Espartaco, Lo que el viento se llevó, Más bonita que ninguna, Tómbola, Marcelino pan y vino...
  • Manualidades orientadas a estimular las capacidades sensoriales, mentales y motrices. Ejemplo: pintura, modelaje, costura, collage... Puede organizarse una o dos veces a la semana en grupos de entre 20 y 25 personas.
  • Talleres de cocina en los que se realizan sencillas recetas que fomentan la participación y comunicación entre el grupo. Se realizarán recetas ajustadas a los medios disponibles, teniendo en cuenta si se dispone de cocina en el centro. Ejemplos: brochetas de frutas con chocolate, recetas tradicionales de repostería (bizcochos, torrijas, panellets...), concurso de tortillas, concurso de tapas...
  • Actividades especiales que coincidan con fechas señaladas: cumpleaños, navidad, semana santa, primavera, día internacional de la tercera edad....

Estos son sólo algunos de los ejemplos de actividades y talleres de ocio y tiempo libre que se pueden enmarcar dentro de las programaciones de los centros para la tercera edad. Seguro que a ti se te ocurren muchos más.